Ingredientes
• 300 g. de harina de trigo
• 200 g. de azúcar
• 50 g. de mantequilla
• 1 Yogurt natural o de piña de 125 g.
• 1 sobre de levadura Royal
• 4 huevos grandes
• La ralladura de un limón o naranja
• Caramelo
• 5 cucharadas de azúcar granulada blanca y un poco de agua
• 1 lata de piña mediana en almíbar (510 g. escurridos)
• 2 cucharadas de aroma de vainilla

Elaboración Para el caramelo
Ponemos un cazo o una sartén al fuego a intensidad media para que alcance temperatura. Añadimos los ingredientes en el siguiente orden: 5 cucharadas de azúcar y un poco de agua (3 cucharadas colmadas).
Dejamos a fuego medio sin remover (al principio no debemos mover el azúcar con cuchara de madera porque se apelmazará) y veremos como poco a poco se empiezan a formar pequeñas burbujas y el azúcar cambia de color, Cuando veáis esto removemos con una cuchara de madera y ayudamos a que se mezcle todo. Retiramos del fuego y seguimos removiendo hasta que coja color miel tostado del caramelo, dejamos que se temple un minuto y bañamos con el caramelo líquido el recipiente que vayamos a utilizar.

Para el bizcocho
Lavamos el limón y lo rallamos sin llegar a parte blanca que amarga. Reservamos.
En un bol grande batimos la mantequilla y el azúcar hasta que nos quede una masa esponjosa y suave, una vez obtenida esta consistencia añadimos las cucharadas de aroma de vainilla y seguimos batiendo, continuamos añadiendo los huevos de uno en uno. La mezcla tiene que quedar suave y cremosa.
Añadimos a la anterior mezcla la levadura royal con la harina tamizada, el yogurt y la ralladura del limón. Batimos con la batidora hasta que no queden grumos. Colocamos las rodajas de piña en el molde encima del caramelo cubriendo toda la superficie.
Precalentamos el horno a 200º C 10 minutos antes de meter el bizcocho. Metemos el bizcocho en el horno a 180º C durante
35-40 minutos hasta que la superficie esté bien dorada, los últimos 10 minutos lo cubrimos con un trozo de papel de aluminio para que no se nos queme.
Pinchad con un tenedor de vez en cuando para ver si está hecho, hasta que salga limpio. Una vez horneado pinchamos el bizcocho con un tenedor y con una cuchara derramamos el almíbar que viene con la lata de piña por encima. No queremos
un bizcocho totalmente borracho pero sí dar jugosidad al postre. Desmoldamos con cuidado, si vemos que se queda algún trozo de piña pegada al molde la sacamos y colocamos sin problema.
Dejamos enfriar en la nevera durante 3 horas y podemos bañar con chocolate.

Consultala

Deja un comentario