Cursos de cocina para principiantes

Actualizado el 11 de mayo de 2018

Cuando llega el verano

Una vez finalizada por completo la primavera, aparece la estación de la plenitud: el verano. En verano el pulso del estómago debe ser como un golpe de martillo, tal y como afirmaba el medico del Emperador Amarillo. Entonces esta alimentación será sana y equilibrada, de lo contrario la enfermedad causada por el calor del verano nos traerá la fiebre en otoño.
En verano, la naturaleza expresa su pleno poder. Para poder llegar en buenas condiciones al otoño, debemos hacer una buena transición de primavera a verano. En verano nuestra energía está en el punto más álgido, por lo tanto hemos de evitar no acalorarnos con nuestros alimentos.
En verano nuestro cuerpo se siente acalorado y respondemos sudando. Necesitamos reponer nuestras reservas internas de líquidos y sales.

pdf
Cocina y pasteleria para principiantes Verano 2018

El verano es la estación del agua acumulada en las verduras y frutas, que deberán estar muy presentes en nuestra dieta, al tiempo que en nuestras comidas aumentará también el contenido en sal. También es la estación en la que beberemos todo tipo de líquidos en abundancia. No obstante hemos de tener en cuenta que las bebidas frías que tan bien sientan en nuestra boca, dentro de nuestro cuerpo causan estragos en los mecanismos de control térmico y, en lugar de ayudar a liberar el calor no deseado, invierten el proceso.
Con el calor estival la digestión se hace lenta y pesada. Rodeados por la embriagadora energía solar, tenemos menor necesidad de ingerir alimentos, nos llenamos de líquidos y nos atraen menos las comidas copiosas.
En estos meses es ideal comer a base de tapas o hacer varias comidas menores al día, es preciso estimular el apetito. El verano es ideal para platos agridulces y los tentadores aromas y sabores de alimentos picantes
Los platos de preparación rápida con alimentos casi crudos, permiten agilizar las preparaciones en la cocina sin necesidad de trabajar a altas temperaturas. Además los tiempos de cocción reducidos o inexistentes permiten aprovechar al máximo los valores nutricionales de los productos en plena temporada
A menudo, preparar un plato crudo, implica la aplicación de técnicas de decoración de un verdadero artista. El resultado es una pintura sobre el plato, un placer que antes de nada llega por los ojos y que posteriormente inunda nuestro olfato y nuestra boca de gratos aromas y sabores crudos.
Por todo ello, los platos en los que aplicamos técnicas de preparación en crudo, deben elaborarse en último momento, evitando en la posible la antelación y con máximas normas de higiene. Sin embargo seguro que dispondremos de un momento para degustar una buena copa de cava, con nuestro mejores tartars y carppaccios.

La Cocina rápida

Para la mayoría de nosotros, el tiempo es algo de lo que no andamos sobrados. Estamos tan inmersos en el ajetreo de nuestras vidas que a menudo cocinar, no es una opción. Resulta mucho más tentador adquirir una comida para llevar o meter en el microondas un plato de cocina precocinada. Pero la preparación de una comida rápida y nutritiva no necesita mucho tiempo y puede resultar tan divertida como saludable
La cocina de este mes mostrará cómo crear una comida desde cero utilizando ingredientes frescos en unos pocos minutos. Elaborar algo exquisito en el mismo tiempo que tardarías en ir a buscar una comida para llevar o en calentar un plato precocinado, y no solo es factible sino que además es una experiencia gratificable.
Te enseñáremos a preparar desde una sencilla cena a un fastuoso festín para tus amigos. Sentarse a la mesa juntos, comiendo, charlando, escuchando buena música y disfrutando de tus amigos es algo que no tiene tiempo ni precio. Las tensiones y el estrés cotidiano disminuyen a la vez que la felicidad aumenta cuando nos dan una buena noticia delante de un estupendo plato con buena compañía.
Las comidas de verano son comidas sanas y equilibradas, se componen de ensaladas, verduras, carnes y pescado con cocciones ligeras y salsas bajas en calorías, siendo preparaciones que pueden elaborarse en pocos minutos. Podemos encontrar platos inspirados en culturas de todo el mundo, tanto tradicionales como modernas que sin duda nos abrirán el apetito. En la actualidad, la gran variedad y cercanía de los productos gastronómicos, nos permiten elaborar platos con innumerables ingredientes sin gran esfuerzo.

Cuando disponemos de poco tiempo para cocinar, nuestra despensa es muy importante, nos facilitará la vida y lograremos platos muy variados. Es el momento de librarse de todos esos paquetes y envases que ocupan espacio en nuestra cocina. La despensa debe ser un lugar importe para nuestra alimentación, donde encontrarse con un pequeño número de alimentos indispensables. Si en tu caso no es así, esta es la gran oportunidad de vaciarlo todo y empezar de cero. Busca un pequeño número de ingredientes, con los que puedas disfrutar y que te permitan aplicar en tus platos de forma habitual. Busca siempre ingredientes de calidad y que te enorgullezca enseñarlos.
Nuestro acelerado ritmo de vida nos implica realizar las compras de forma expeditiva, ahorrando ese tiempo del que no disponemos. Esto suele suponer realizar las compras en grandes centros y adquiriendo en grandes cantidades. ¿Quién desfruta comprando después de un duro día de trabajo?

Deja un comentario