Ingredientes


• 30 barquillos para helado
• 200 g de crema de cacao con avellanas (nutella )
• 200 g de chocolate para postres y
• 1 cucharada de aceite vegetal

Elaboración


Templamos ligeramente la crema de cacao con avellanas para que nos resulte más fácil untarla sobre los barquillos. Para ello, le damos un golpe de calor en el microondas o al baño maría. Removemos la crema para que adquiera una textura homogénea
Tomamos los barquillos y reservamos seis de ellos. Untamos los 24 restantes con crema de cacao y los apilamos de cuatro en cuatro. Obtendremos seis pilas, que cubrimos con los seis barquillos que hemos reservado. Las llevamos a la nevera para que endurezcan durante 15 minutos, colocando algo de peso encima (como unos cartones de leche, por ejemplo).
Transcurrido este tiempo, cortamos cada pila de barquillos en tres partes iguales con un cuchillo de sierra para que nos salgan perfectos y repasando los laterales, para igualar los bordes y que ningún barquillo sobresalga sobre los demás.
Troceamos el chocolate y lo colocamos en un cuenco junto con el aceite. Fundimos en el microondas a golpes cortos de calor (de 30 segundos), para evitar que se nos queme. Cuando esté listo, tomamos cada barrita y la sumergimos en el chocolate fundido hasta la mitad. Escurrimos el chocolate sobrante y colocamos las barritas sobre una superficie lisa, con el baño en la parte superior.
Dejamos enfriar en la nevera durante 10-15 minutos para que el chocolate endurezca. A continuación, templamos el sobrante del baño de chocolate de nuevo en el microondas y bañamos las barritas por la parte que queda sin cubrir. Podemos colocar las barritas sobre una rejilla metálica y regar con el chocolate fundido, ayudándonos de una espátula para cubrir los laterales y dejando que escurra el sobrante

Consultala

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *