Ingredientes


• 1 pimiento rojo
• 1 pimiento verde
• 1 cebolla morada
• 2 dientes de ajo
• 1 pimienta cayena
• Sal
• Pimienta negra molida
• Aceite de oliva virgen extra
• 1 tomate maduro
• 1 copa de txakoli
• 1 kilo de setas variadas
• 1 chistorra
• 6 patatas
• un puñado de perejil
• 75 grs. de queso Idiazabal para el crujiente

Elaboración


Limpiamos con mimo las setas
Troceamos en macedonia, la verdura: el pimiento rojo, el pimiento verde, la cebolla roja y los ajos. En una cacerola grande, ponemos a calentar dos dedos de aceite de oliva virgen extra.
Cuando el aceite esté caliente, echamos los pimientos rojo y verde troceados, a los 5 minutos incorporamos la cebolla morada, los dientes de ajo y una pimienta cayena. Pochamos bien toda la verdura y salpimentamos. Una vez esté bien pochada, añadimos el tomate, pelado, sin semillas y muy troceado, esperamos 5 minutos removiendo y vertimos la copa de txakoli, dejamos que se evapore el alcohol e incorporamos la chistorra cortada en trozos de 3 cm. de grueso, removemos bien todo el contenido de la cazuela.
A los 5 minutos, metemos en una carerola las setas troceadas y rehogamos para que suelten su néctar.
Rompemos las patatas con un giro de muñeca, como para hacer marmitako y las tiramos a la cacerola, junto con el perejil, bien picado y cubrimos con agua y cocinamos durante unos 25 minutos.

Para el crujiente


Rallamos el queso idiazabal y lo ponemos en una bandeja de horno. Cubrimos los montoncitos de queso Idiazabal rallado con otro pliego de papel vegetal. Introducimos al horno y colocamos una bandeja de horno o fuente, sobre el papel vegetal, para que haga presión y el queso se aplaste. Horneamos durante 5 minutos a unos 120 grados.

Deja un comentario