Ingredientes


• 2 solomillos de cerdo
• 175 g de queso manchego en lonchas
• 150 gr de dulce de membrillo
• 1 cabeza de ajos, cortada por la mitad horizontalmente
• Tomillo
• Sal y pimienta negra
• 1 cebolla cortada en juliana para el crujiente
• Leche fria
• Brotes de alfalfa germinada

Ingredientes Para la salsa


• 1 c.s de harina
• 200 ml de vino dulce
• Fondo de carne

Elaboración


Abrimos los solomillos por la mitad, como si fueran libros, los salpimentamos y los rellenamos con unos bastones de queso y membrillo. Los atamos con un hilo de bridar. En una sartén antiadherente marcamos los solomillos por ambas caras y terminamos la cocción en el horno a 190 º C, con el tomillo y la cabeza de ajos, durante 15 minutos tapados con papel de aluminio.
Decantar y reposar

Elaboración Para la cebolla


Cortamos la cebolla en juliana, la cubrimos con leche fría y la dejamos reposar 30 minutos, después la secamos con papel absorbente la enharinamos, le quitamos el exceso de harina y la freímos en abundante aceite caliente no abrasando, una vez frita la escurrimos y la ponemos sobre papel absorbente. La salamos al gusto.

Elaboración Para la salsa


En la bandeja donde hay los jugos añadiremos la cucharada sopera de harina, tostaremos y añadiremos el vino de Jerez y lo llevaremos a ebullición, raspando las partes que hayan podido quedarse pegadas a la bandeja de horno y aplastaremos los ajos y retiraremos las hierbas, para añadir a continuación el fondo oscuro y el jugo que haya soltado la carne durante su reposo.

Al pase por ración: serviremos la carne en rodajas gruesas y la rociaremos con la salsa y encima el crujiente de cebolla y brotes de alfalfa.

Consultala

Deja un comentario